lunes, 27 de noviembre de 2017

Reencuentro.

El brindis que rescata 
                        las alegrías 
y las horas calientes 
                        de aquellos días.

Y los recuerdos negros 
que hacen presencia, 
pero nos nos distancian 
                       de la esperanza.

El verano cantando 
                       por las esquinas 
mientras contamos 
los gorriones dormidos 
                      del desencanto.

No podemos decirnos 
                      todas las penas, 
ni la larga fatiga de las cuarenta, 
pero estamos a mano 
si hemos logrado 
desandar los caminos 
                     de aquel pasado.

Ahora, otra vez en la calle de la rutina, 
parpadean las risas, la algarabía, 
la juventud incauta, descomedida, 
espiando el sendero que nos devuelva 
al nido hospitalario del reencuentro.

                                                            
Foto Griselda Szoke

-@-

No hay comentarios:

Publicar un comentario